“Muchas gracias, un abrazo”

Pensé que no le quedarían fuerzas para enviar un mensaje de agradecimiento, pero lo hizo. Ruth Ortiz tuvo la elegancia y la entereza de responder cuando le escribí para darle el pésame. A pesar del dramático final, a pesar de haber intervenido ante los medios en contadas ocasiones, sabe que también nosotros hemos sufrido con ella. No crean que los periodistas hacen borrón y cuenta nueva cuando terminan de grabar un reportaje para la televisión o de escribir una crónica para el periódico, en ocasiones, llegamos a nuestra casa con semblante serio, incluso triste. Así llegamos muchos cuando se confirmaba que los restos hallados en la hoguera de las Quemadillas pertenecían a seres humanos. Y es que, a pesar de acumular indicios que nos hicieran concluir que Ruth y José nunca salieron de la finca, también, en algún resquicio de nuestro razonamiento entraba la posibilidad de que los pequeños estuvieran vivos: el dinero que José Bretón, días antes de la desaparición de sus hijos, sacó de su cuenta bancaria podría haberse dedicado al soborno de una tercera persona que se haría cargo de sus hijos, la búsqueda que la familia comenzó en Portugal nos invitaba a pensar que la policía manejaba alguna pista que les llevara a buscar a los niños fuera del país, la abogada de Ruth recibe una llamada telefónica en la que una mujer le asegura que los niños están bien… Así, más de una decena de razones para llegar a pensar que Ruth y José estaban vivos, por eso, cuando en nuestro entorno cercano se nos preguntaba, era inevitable dejar puertas abiertas a la esperanza, como la que siempre mantuvo la portavoz de Ruth, Esther Chaves, aunque pocos familiares, en honor a la verdad, creyeran en el día que las campanas de la Catedral de Córdoba sonaran a gloria porque hubieran encontrado vivos a Ruth y a José.

Estos meses han supuesto para un servidor, valga el paralelismo, un auténtico viaje en montaña rusa, lleno de subidas y bajadas de ánimo, un viaje que ha terminado con el peor de los presagios pero con la satisfacción de haber cumplido con una información transparente y sana, sin necesidad de ahondar en el dolor de una familia, quizás por eso, la persona que hoy sufre por encima de ninguna otra la pérdida de los dos niños, ha tenido el detalle de dar gracias por nuestro trabajo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: